Alimentos con Vitamina C

Una de las características más importantes de la Vitamina C es que el organismo humano no puede sintetizarla, por lo que para contar con las cantidades necesarias de este nutriente, fundamental en el proceso celular, debemos ingerirla a través de alimentos o suplementos adicionales. De allí que una dieta equilibrada en vitaminas y minerales resulte de vital importancia para mantener la salud y la vitalidad.

Pero la Naturaleza nos brinda numerosas fuentes necesarias para que la vitamina C se haga presente en nuestro organismo a través de alimentos ricos en este elemento esencial para la vida. Frutas y vegetales de las más variadas especies son los principales proveedores y entre ellos se destacan: los pimientos y el kiwi (los de mayor concentración vitamínica con 98mg promedio, el doble de lo que contiene una naranja), los cítricos en todas sus formas, rábanos, espinacas y otras verduras de hoja, plátanos, manzanas, apio, frutos rojos, aguacate, soja, ajo, melón, mango, etc.

 

El consumo diario de estos y otros alimentos aseguran una dosis adecuada de vitamina C al organismo y permiten que diferentes procesos celulares se lleven a cabo de manera óptima. En cuanto a la ingesta de suplementos de vitamina C, siempre será mejor solicitar el asesoramiento de un profesional de la medicina para evaluar la necesidad concreta de su incorporación al organismo.

En el mercado es posible hallar suplementos de vitamina C en variadas presentaciones: compuestos efervescentes, cápsulas, tabletas masticables (recomendadas para niños), no ácida, de disolución lenta, etc.

No existen evidencias concretas de que el exceso de vitamina C provoque efectos graves, a excepción de la alteración de resultados en pruebas de laboratorio, la interacción con otros medicamentos o algún grado de dependencia, pero tal exceso no es posible si la incorporación de vitamina C al organismo se produce a través de una alimentación saludable.

Es importante recordar que la dosis necesaria de vitamina C en el organismo varía con la edad, por lo que la oportuna consulta médica podrá indicarnos cuál es el requerimiento de esta vitamina en cada caso en particular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *