Manzanilla

La manzanilla o camomila es una planta cuyas propiedades medicinales son conocidas desde hace miles de años. Ya los egipcios la utilizaban en sus bálsamos curativos y en rituales purificadores puesto que era una planta consagrada al sol, por la forma característica de su flor. Los griegos por su parte, también brindaron a la manzanilla un lugar preferencial entre las hierbas beneficiosas para la salud. Esta tradición no ha sido en vano, pues posteriores estudios científicos han confirmado su alto valor medicinal en diferentes aplicaciones.

De la familia de las herbáceas, esta planta medicinal de intenso y agradable aroma, alcanza hasta los 60cm de altura y sus flores amarillas son, junto con el tallo, la raíz y las hojas, también muy apreciadas en la preparación de fitoterápicos para el tratamiento de diferentes afecciones.

Las formas más conocidas de preparación son en infusión y aceite. Este último se extrae mediante un proceso de destilación de flores secas, y es altamente valorado porque contiene azuleno, una sustancia de poderosos efectos antiinflamatorios, que aunque no es parte esencial de la planta, surge durante el proceso de destilación debido a diversas combinaciones químicas.

Su nombre científico es matricaria (del latín matrix, útero), y esto es debido a que una de sus propiedades más conocidas en la antigüedad era la de efectivo relajante y antiálgico (disminuye el dolor) en el caso de molestias femeninas durante la menstruación. También se utiliza como calmante del sistema nervioso y un eficaz digestivo.

Algunas de las aplicaciones actuales tanto de las infusiones como del aceite esencial de manzanilla, se pueden mencionar las jaquecas, trastornos de la menstruación, desequilibrios gastrointestinales, regeneradora de tejidos en casos de quemaduras y heridas, psoriasis, alergias, insomnio, fobias y ataques de pánico, dolores corporales en general. Es muy importante saber que el aceite de manzanilla no debe utilizarse durante el embarazo pues estimula la actividad uterina y podría ocasionar aborto.

La industria farmacológica y estética han sabido aprovechar al máximo los beneficios de la manzanilla y hoy es posible encontrarla presente en cremas para manos y cuerpo, sales de baño, leches y emulsiones faciales, lociones y antisépticos, etc.

Una maravillosa planta medicinal que nuestros antepasados llamaban “el médico de las plantas“, pues está comprobado que una planta de manzanilla es capaz de “curar” a otras especies vegetales que se encuentran a su alrededor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *